Montar en un patinete eléctrico en 3 pasos

Al momento de adquirir un patinete eléctrico, muchas personas tienen dudas sobre cómo montarlo.

También, hay algunos que le tienen miedo al vehículo y piensan que se van a caer constantemente.

La realidad es que montar en un patinete eléctrico no es tan difícil como puede parecer a simple vista, de hecho es bastante sencillo. Basta con aprender unos detalles básicos para tener el control a la hora de conducirlo. En Tecnocio te decimos cómo hacerlo para que puedas disfrutar de una experiencia única a bordo de tu patinete eléctrico.

Antes que nada es necesario cumplir con algunas normas de seguridad, por lo que debes usar casco y otros equipos como rodilleras y coderas. Estos accesorios son siempre recomendables, pero son aún más importante cuando es tu primera vez en un patinete eléctrico o si el conductor es menor de edad. Ahora sí, podemos empezar a ver cómo se monta un patinete eléctrico.

Paso 1- Subirte al patinete

Toma el manillar mirando siempre hacia adelante y coloca un pie en la cubierta del equipo, siempre asegurándote de dejar el otro pie en el suelo para que sirva como apoyo y mantenga el equilibrio.

Paso 2- Coloca los pies

Ya con el primer pie lejos del manillar, es momento de subir el otro pie del suelo y ponerlo ligeramente delante del otro para comenzar a conducir. El cuerpo debe mantenerse hacia atrás para llevar al peso hacia la parte posterior.

Otro detalle importante es que ambos pies deben apuntar hacia adelante.

Procura que tus pies no queden muy cerca del manillar. Si ese es el caso, aléjalos un poco para mejorar la distribución del peso en el dispositivo.

Paso 3- Impúlsate

Con el patinete en marcha tienes la oportunidad de aumentar la velocidad de forma muy sencilla. Para ello, debes hacer lo siguiente. Coloca el pie con el que te encuentres más seguro, para mantener el equilibrio, y haz presión contra el suelo. Todo debe hacerse con sutileza para evitar movimientos bruscos que pueden desencadenar una caída.

Después de acelerar, regresa el pie a la posición anterior para disfrutar nuevamente del paseo, girando el manillar en la dirección hacia la que deseas rodar.

Y para detenerte

El proceso de conducción de un equipo no puede estar completo sin aprender a detenerse. En el caso de los patinetes eléctricos existen dos opciones: una es evitar impulsarte  y esperar a que el patinete disminuya poco a poco la velocidad hasta que deje de moverse. Y la segunda sería usar los frenos que posee en el manillar, lo que te permite detenerte cuando lo desees.

Si nunca has manejado un patinete eléctrico, te recomendamos practicar utilizando el patinete en zonas poco pobladas y en las que no haya tantos obstáculos.

Una vez que sientas que ya lo dominas, es el momento de lanzarte y probar nuevos retos en otros tipos de superficies. ¿Quién dijo miedo? 

Deja un comentario