Mejores Mascarillas Protectoras

En tiempos de coronavirus, contar con las mejores mascarillas protectoras es más que una necesidad. Si bien la OMS se ha contradicho en par de oportunidades respecto a su uso, lo cierto es que es mejor prevenir que lamentar, ¿no es así?

De esta forma, comprar una mascarilla protectora nos ayudará a salir al súper, a la farmacia o pasear a nuestro perro sin problema alguno. Además, es una media más preventiva eficiente que nos ayudará a realizar ciertas acciones de nuestra vida diaria sin temor.

¿Qué es una mascarilla protectora?

Una mascarilla protectora es un dispositivo de seguridad que tiene la función de proteger la salud de la persona que la utiliza. La mayoría de las mascarillas que conocemos son fabricadas siguiendo los estándares más delicados. No obstante, existen personas que han hecho mascarillas caseras.

Las mascarillas protectoras tienen distintos niveles de protección dependiendo su tipo. Por ejemplo, algunas están perfectamente diseñadas para retener el 95% de las partículas que hay en el aire. Por otro lado, están aquellas que son capaces de filtrar el 99,97% de la contaminación del aire.

¿Para qué sirve una mascarilla?

Hay infinidad de información sobre para qué sirve una mascarilla. De forma sencilla, una mascarilla protectora es un dispositivo de seguridad que impide el paso de partículas, gases o microorganismos a nuestro sistema respiratorio.

De igual forma, una mascarilla sirve para evitar que una persona contagiada con alguna enfermedad, como el Coronavirus, evite contagiar a otras personas. La razón es porque impide que el virus quede atrapado en su filtro y evita su propagación en el aire.

¿Qué mascarilla protectora comprar?

Cuando pensamos en qué mascarilla protectora comprar, debemos enfocarnos en los materiales en los que está elaborada. Existen algunas de fabricación artesanal que no cuentan con el filtro adecuado para frenar, por ejemplo, el paso de un virus, pero hay otras que sí.

Al comprar mascarillas protectoras, también tenemos que tener en cuenta si son desechables o reutilizables. En caso de que sean reutilizables, hay que prestarle especial atención al filtro, ya que hay que cambiarlo cada cierto tiempo para mantener su efectividad.

Principales Tipos de Marcarillas COVID

Mascarillas FFP1

Las mascarillas FFP1 o de filtro de partículas P1 son tapabocas que tienen una capacidad de retención del 78% de las partículas que hay en el aire. En palabras más sencillas, estas mascarillas protectoras dejan pasar el 22% del flujo del aire sin depurar.

Por esta razón, son reconocidas como mascarillas antipolvo. Su uso está recomendado para trabajos de bajo riesgo (limpieza, carpintería, pintura y similares), mas no sirven para uso médico. Por lo tanto, las mascarillas FFP1 no son útiles para contener virus como el COVID-19.

Mascarillas FFP2

Las mascarillas FFP2 o de filtro de partículas P2 son mascarillas con un 92% de eficacia en el filtrado. Esto significa que solo el 8% de las partículas transportadas por el aire pueden evadir el filtro de estas mascarillas protectoras. Están indicadas para actividades de riesgo medio.

Su uso está recomendado para evitar la propagación del Coronavirus, tuberculosis, influenza, gripe aviaria y algunas otras enfermedades. Asimismo, las mascarillas FFP2 son ideales para protegernos de aerosoles de toxicidad baja o moderada y está recomendada para los usos de las FFP1.

Mascarillas FFP3

Las mascarillas FFP3 o de filtro de partículas P3 son las mascarillas protectoras que mayor eficacia tienen al contener las partículas del aire. Son capaces de filtrar el 98%, lo que significa que tan solo el flujo de partículas hacia dentro es del 2%. Están indicadas para actividades de alto riesgo.

Además de estar indicadas para protegerse de aerosoles altamente tóxicos, las mascarillas FFP3 funcionan perfectamente para prevenir el COVID-19. También, contra partículas muy finas de ciertos materiales como la cerámica. En el ámbito médico, es utilizada en diversos procedimientos.

Mascarillas Sanitarias

Las mascarillas sanitarias, también conocidas como mascarillas quirúrgicas, son tapabocas cuyo funcionamiento es contrario al que hemos visto hasta ahora. Estas mascarillas protectoras están diseñadas para contener las microgotas de saliva que expulsamos al estornudar o toser.

Por lo tanto, las mascarillas sanitarias son útiles para evitar que el virus COVID-19 se transmita del portador a una persona sana. Por tanto, su uso está recomendado para pacientes diagnosticados con Coronavirus y otras infecciones respiratorias, y por el personal sanitario que les acompañe.

Mascarillas para Niños

Las mascarillas para niños son recomendadas a la hora de que nuestros pequeños salgan de casa. Por lo general, son mascarillas protectoras reutilizables, de diseños coloridos y ergonómicos, y además tienen filtro cambiable, que permite que los más pequeños de la casa estén seguros.

Asimismo, también existe la posibilidad de conseguir mascarillas para niños desechables con un diseño similar a las mascarillas sanitarias. La particularidad de las mascarillas infantiles, es que son aptas para edades de 3 a 15 años y poseen hasta tres capas de tejido para mayor protección.

Consejos para elegir la mejor mascarilla

#1 – Pregúntate para qué la vas a utilizar

Si tu deseo es elegir la mejor mascarilla para prevenir el Coronavirus, con todo lo que hemos aprendido hasta ahora, sabremos cuál escoger. No obstante, si lo que requerimos es una mascarilla protectora para trabajos de bajo riesgo, con una mascarilla FFP1 bastará.

#2 – No gastes de más

Si durante la cuarentena esperas salir una o dos veces a la semana de tu casa, lo ideal para ti sería comprar mascarillas protectoras reutilizables. Sin embargo, si estás en la línea de riesgo o debes pasar el mayor tiempo del día fuera de casa, considera comprar mascarillas protectoras desechables.

#3 – Busca tu comodidad

Algunas mascarillas protectoras poseen bandas elásticas que les ayudan a fijarse a nuestro rostro y mantenernos protegidos en todo momento. No obstante, algunas de estas bandas pueden ser poco extensibles, ocasionando mucha presión en nuestra cabeza, haciéndolas muy incómodas.

#4 – Escoge aquellas mascarillas con lámina nasal

Las mascarillas con lámina nasal son muy útiles para cerrar esos espacios que quedan entre nuestro rostro y la mascarilla. De hecho, esta lámina está diseñada para que la mascarilla pueda ser adaptada a cualquier forma de nariz y aumente su capacidad de filtración.

¿Cómo usar una mascarilla?

Paso 1: Lávate bien las manos antes de tocarla

Tus manos pasan por cualquier cantidad de superficies, incluyendo tu móvil, antes de usar una mascarilla protectora. Por ello, debes lavar bien tus manos para evitar que cualquier patógeno contamine el tapabocas y ponga en riesgo tu salud.

Paso 2: Toma la mascarilla por la parte frontal con una mano

Con tu mano menos hábil y con mucha suavidad, toma la mascarilla por la parte frontal. Evita tocar la parte interna de la mascarilla ya que alguna partícula que haya quedado en tus manos puede contaminarla.

Paso 3: Vigila que la lámina nasal esté hacia arriba

La lámina nasal te indicará cómo usar una mascarilla correctamente. Esta pequeña laminita de aluminio debe apuntar hacia arriba, de forma que cuando vayas a usarla quede posicionada sobre la nariz. Así, podrás ajustar y encuadrar la mascarilla protectora a tu rostro.

Paso 4: Extiende las bandas elásticas con la otra mano

Con tu mano más hábil, o la más fuerte, hala de las bandas elásticas hacia atrás. Luego, pásalas sobre tu cabeza, de forma que tu cráneo quede ubicado entre la mascarilla y las ligas. Posteriormente, reduce la tensión con suavidad mientras ajustas el tapabocas en tu rostro.

Paso 5: Lleva la mascarilla hacia tu rostro

Ubica la mascarilla sobre tu rostro y asegúrate de cubrir muy bien tu nariz y tu boca con ella. No la coloques tan arriba como para afectar tu visión, ni tan abajo como para que se caiga con solo hablar. Debe cubrir desde el mentón hasta la base superior de la nariz.

Paso 6: No la toques mientras la uses

Uno de los consejos más importantes sobre cómo usar una mascarilla, es no tocarla una vez que la tienes puesta. Mientras trabajas, vas al súper, o tan solo con tomar el pomo de una puerta, tus manos se exponen a muchos patógenos (como el COVID-19). Si no la tocas, no la contaminas.

Paso 7: Lávate las manos antes de quitártela

Como te habrás dado cuenta, en las manos está la clave. Una vez que te las hayas lavado muy bien, sostén la mascarilla sobre tu rostro con una mano y con la otra estirarás las bandas elásticas detrás de tu cabeza y las pasarás hacia adelante. Luego, retira la mascarilla de tu rostro.

Paso 8: Desinféctala o deséchala

Si tienes mascarillas protectoras reutilizables, pasa tu mascarilla por un baño de vapor. Si es una mascarilla de tela, ponla a remojar en agua jabonosa por unos 30 minutos y luego la enjuagas. Por último, su usas mascarillas protectoras desechables, tírala a la basura apenas la retires de tu rostro.

¿Dónde venden las mascarillas?

Saber dónde venden las mascarillas protectoras es muy sencillo. Tan solo con hacer una pequeña búsqueda en internet, podemos encontrar tiendas como Amazon donde hay una gran variedad de ofertas disponibles para comprar mascarillas protectoras sin salir de casa.

Por otro lado, podemos comprar las mejores mascarillas protectoras también en supermercados, farmacias e, incluso, ferreterías. Hay algunos cuantos abusadores que se aprovechan de la situación para revender las mascarillas a un precio muchísimo mayor al debido. Evita comprarle a estos últimos.

Deja un comentario