¿Cómo funciona un motor eléctrico para bicicleta?

blog

El motor eléctrico ha revolucionado el mercado de las bicicletas al posibilitar el pedaleo asistido, evitando la necesidad de realizar ejercicio físico.

Pero, ¿sabes cómo funciona el motor eléctrico para bicicletas? ¡Te lo explicamos!

El motor eléctrico para bicicletas opera gracias a una batería que le proporciona la energía que requiere para su correcto funcionamiento. Estas baterías suelen tener una vida útil de alrededor de años y se pueden recargar tanto siendo extraídas y conectadas a la red eléctrica como desde la misma bici.

La autonomía que le suministra la batería al motor eléctrico y, por tanto, a la bicicleta, oscila entre los 25 y 70 kilómetros, en función del modelo que adquiramos.

Una de las principales características del motor eléctrico de una bicicleta es que no se activa si el ciclista no pedalea, es decir, su labor es ayudar en el pedaleo pero no reemplazarlo. De esta forma, la batería suministra energía al motor eléctrico y éste a su vez, facilita el pedaleo.

Habitualmente, disponen de un sensor en los pedales que detecta la fuerza que hace el ciclista, la mide y le ayuda proporcionalmente.

Aunque, hay otros modelos que trabajan con un sensor de movimiento y con un regulador, lo que facilita la tarea. Este regulador posibilita que el usuario pueda controlar el nivel de aporte de energía que proporciona el motor a través de un interruptor o de una pantalla, dependiendo del modelo.

A su vez, el motor eléctrico de la bicicleta se detiene automáticamente cuando el ciclista acciona el freno o llega a una velocidad demasiado alta (normalmente los 25 km/h).

 

Características y tipos de motores eléctricos en bicicletas

Los motores en las bicicletas eléctricas están limitados por ley a 250 W, por lo que el nivel de potencia se mantiene en todas las bicicletas. Sin embargo, hay dos tipos de motores eléctricos para bicicletas: con y sin escobillas.

Los motores eléctricos para bicicletas con escobillas son más económicos pero tienen una menor vida útil debido a que las escobillas se emplean para alimentar las bobinas y se deterioran por este continúo desgaste.

Por su parte,  los motores eléctricos para bicicletas sin escobillas son más eficaces, de mayor rendimiento y con una vida útil más larga, ventajas por las que se ha convertido en el motor eléctrico para bicicletas más demandado.

 

Deja un comentario