Bilbao y patinetes eléctricos: terreno ausente de leyes claras

Cada día que pasa aparece un nuevo dispositivo para movilizarse y la mayor diversidad, de momento, la está ofreciendo los patinetes eléctricos, equipos ligeros y versátiles que se mejoran la movilidad.

 

 

Pero no todo es positivo, también se deben tomar en cuenta las leyes de tránsito y normativas impuestas por los organismos pertinentes. ¿Te has preguntado qué sucede si estas normas no existen? Eso es justo lo que está sucediendo en Bilbao.

Hasta la fecha existe un vacío legal, es decir, que, al no existir normas claras, los patinetes eléctricos podrían circular por casi cualquier espacio y, en caso de accidente dependerá enteramente del juez determinar quién sería el responsable.

El complejo ámbito de Bilbao

Bilbao tiene una serie de particularidades muy interesante a la hora de definir una posible normativa para los patinetes eléctricos.

Por un lado, existe una ley que ha ajustado la movilidad de todos los vehículos, incluidos los de motor de combustión (coches y motocicletas) que deben circular a un máximo de 30 kilómetros por hora, en un 87% de la ciudad.

Con esta norma base, las bicicletas podrían transitar por la vía con mayor seguridad, dejando así la calzada para los patinetes eléctricos, una idea que no les agrada mucho a los ciclistas, pues también ellos defienden su espacio y derecho a movilizarse.

Sin embargo, la idea de compartir el espacio no es del todo agradable para algunos grupos de ciclistas, quienes sienten que pierden un terreno que les tomó mucho tiempo conquistar.

¿Se puede hacer algo al respecto?

Una de las grandes limitantes que aparecen en el panorama es que no existe una regulación estatal superior que dictamine mayores detalles a nivel legislativo, solo se ha establecido que la prohibición de los VMP por la calzada y que deben utilizar las ciclovías.

Además, no se puede dejar de lado la libertad de cada ciudad para establecer, tal como lo hizo Barcelona al establecer sus propias normativas en este tema.

Deja un comentario